Inicio > Revista Canarii > Canarii 12 (Mayo de 2008) > Un libreto sobre Canarias para el Barroco italiano

Canarii 12 - Historia de la Música

"El empresario de las Canarias"

Un libreto sobre Canarias para el Barroco italiano

Llevo muchos años trabajando sobre la idea de redactar un diccionario de compositores foráneos que hayan dedicado alguna partitura a las Islas Canarias, un diccionario que, por el material investigado, ha dado lugar a varios trabajos que espero ofrecer en Canarii bajo el título de ‘Música para Canarias’. Hace años, tuve la suerte de que cayera en mis manos una rara edición discográfica. Su título era ‘L’impresario delle Canarie’ (‘El empresario de Canarias’): una obra inspirada en un texto de Pietro Metastasio –gran poeta y libretista del XVIII italiano– cuya partitura había compuesto Giovanni Battista Martini, músico nacido y muerto en Bolonia (1706-1784).

Como toda persona amante de la música, me pregunté sobre la posibilidad de que en siglos pasados se hubiese compuesto más de una obra relacionada con Canarias. Y tras plantearme la pregunta me dije que aquel disco era una muestra evidente de la relación de la música clásica con este archipiélago y, por ende, un filón que merecía la pena estudiarse… De la gruesa madeja que tenía delante tiré y tiré para, en primer lugar, averiguar por qué un literato italiano había elegido Canarias como uno de los ingredientes de aquel texto.

Me encontré con que Metastasio (Roma, 1698–Viena, 1782) había sido uno de los grandes renovadores del melodrama y que en 1723 había escrito la primera obra para este género, ‘Didone abbandonata’; una pieza a la que por espacio de un siglo le pondrían música más de sesenta compositores, y para la que –y aquí viene lo importante– había escrito un ‘intermezzo’ (intermedio) titulado ‘L’impresario delle Canarie’.

Metastasio dedicó su ‘Didone’ a la “Romanina” (Marianna Bulgarelli), una celebridad del mundo musical de entonces, en cuyos salones el literato hizo amistad con los grandes compositores de su época. Dado que ‘L’impresario delle Canarie’ lleva el subtítulo de “Intermezzo per la Didone”, cabe la posibilidad de que también lo dedicara a la cantante de la que estuvo enamorado.

Dividido en dos partes e intercalado entre los actos de la ‘Didone’, me sumí en la lectura de un texto en el que se narraban las peripecias de un empresario que viajaba de Canarias a Italia en busca de la cantante principal con la que encabezar su compañía de ópera. Para mayor curiosidad, era el único ‘intermezzo’ cómico escrito por Metastasio.

He aquí algunos detalles de su argumento: Dorina y Nibbio son sus protagonistas y, cuando ella pregunta al empresario por el motivo de su visita, éste dice que es “canario de nación”; también le da noticias de un teatro construido en las Islas y comenta que su viaje obedece al propósito de contratarla para la compañía que ha de actuar en él. Ella le responde que no habla su lengua, a lo que él contesta que los libretos no han sido escritos para entenderse; que lo importante es que cante bien…

Y continué revolviendo papeles: en una de las últimas ediciones de las obras de Metastasio leí a pie de página que el ‘intermezzo’ faltaba en algunas de las recopilaciones del literato, pero que en la editada en Nápoles en 1816 se afirmaba que esta obra era de él. Al menos, su autoría quedaba aclarada.

Ahora bien, ¿qué es lo que había inducido al dramaturgo a elegir a Canarias como uno de los asuntos de su intermedio? Para hallar la respuesta escribí al profesor Sergio Romagnoli, especialista en la obra de Metastasio. Al poco me contestaba diciéndome que el tema de Canarias no tenía otro significado que el de satisfacer el gusto por lo exótico que abundaba a lo largo del siglo XVIII y del que Metastasio, añadía, no era una excepción, ya que en ‘L’impresario delle Canarie’ se habla de un teatro famoso erigido en el Archipiélago.

Quería saber más. Gracias a la ayuda económica concedida por el entonces presidente del Gobierno de Canarias, Jerónimo Saavedra, volé a Italia… llegué por tren a Venecia… y en góndola a la Biblioteca Marciana. Allí, ante mis atónitos ojos, palpé y olí un tomo de pequeñas dimensiones, encuadernado en cuero muy añoso, en donde, entre otros impresos de la época, hallé nueve de las diversas puestas en escena de ‘L’impresario delle Canarie’ en varias ciudades italianas. Fechados entre 1725 y 1749, en algunos podían leerse los nombres de los que habían dado vida a los personajes de Dorina y Nibbio, tanto en las versiones musicales como en las teatrales.

Mentiría si no dijera que en aquel instante sentí unas ganas tremendas de echar a correr para llevarme la joya que tenía en mis manos… Pasada la tentación, comprobé los datos que poseía sobre algunos compositores que habían puesto música al ‘intermezzo’, anotando los que eran nuevos para mí. Aquí están en su totalidad:

Domenico Sarro o Sarri (1679-1744)

Vivió y murió en Nápoles y fue el primero en componer para el ‘intermezzo’ de Metastasio. Se da la fecha del 1 de febrero como la de su estreno, siendo varios los títulos con los que fue representada: ‘Dorina e Nibbio’, ‘El empresario y la cantante’, ‘L’impresario delle isole Canarie’… Fuera de Italia se dio a conocer en el londinense Teatro Regio de “Hay (sic) Market” en 1737. Se conserva el libreto bilingüe con el título de ‘L’impresario’ o ‘The master of the opera’. De una grabación en vivo realizada en Italia en 1992 data la única muestra discográfica de este ‘intermezzo’, del que poseo fotocopia de su manuscrito.

El estreno absoluto dentro del marco del Archipiélago canario tuvo lugar en el Teatro Leal de La Laguna el 12 de octubre de 1989, estando organizado por la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Ópera. La puesta en escena fue de Flavio Colusso, quien añadió dos personajes a la obra –un músico y un abate–, así como un coro. Durante el XII Festival de Música de Canarias, se dio a conocer en versión concierto con la participación de la Freiburger Barockorchester, dirigida por Gottfried von der Golz. En los papeles de Dorina y Nibbio actuaron los grancanarios Nancy Herrera, mezzosoprano, y Gustavo Peña, barítono.

Tommaso Albinoni (1671-1750)

Nacido y muerto en Venecia y amigo de Vivaldi, hoy se le recuerda por su célebre ‘Adagio’. Fue en la Fundación veneciana Giorgio Cini, en donde conocí los datos del estreno de su versión, que tuvo por marco el Teatro Tron de San Cassiano de Venecia en 1725. La partitura se halla en paradero desconocido.

Leonardo Leo (1694-1744)

Nacido en las inmediaciones de Brindisi y fallecido en Nápoles, este gran pedagogo musical compuso una nueva versión de ‘L’Impresario delle Canarie’ que fue la más representada en su tiempo.

Se estrenó en el Teatro Sant’Angelo de Venecia en 1741. Los papeles de los protagonistas corrieron a cargo de Pietro Pertici y Catterina Brogi, intérpretes de cierta relevancia que al año siguiente repusieron el ‘intermezzo’. Algunos autores recogen el estreno de la versión musical de Leonardo Leo en Viena durante 1742 en el Teatro de la Corte Cesárea. En esta misma capital se volvió a escuchar en la primavera de 1747, esta vez en el Teatro de Ópera de Pantomima de Piccoli Holandesi. Un año después hubo una importante puesta en escena en el Nuevo Teatro Real de Postdam bajo el título de ‘Der Impresarius oder Opernverwalter von den Canarischen Inseln’.

¿Qué comentarios suscitarían entre los espectadores las poco conocidas Islas Canarias? Es imposible saberlo.

Volviendo a Italia, a lo largo de 1749 se llevan a cabo dos nuevas puestas en escena del ‘intermezzo’. Los programas están impresos en Parma y en Venecia. En el primero vuelve a aparecer Pietro Pertici en el papel de Nibbio, esta vez acompañado de Caterina Pertici (¿familiar del anterior?) en el Dorina. No sería atrevido suponer que entre 1741 y 1749 Pietro Pertici representara la obra en más de una ocasión, al igual que quienes la repusieron en Venecia en 1749: Constantino Compassi y Annonciata Garrani. Hasta el momento no he logrado localizar la partitura de esta versión de ‘L’impresario delle Canarie’.

Giovanni Battista Martini (1706-1750)

A este compositor nacido y muerto en Bolonia se le conoce hoy en día por el Padre Martini. A cuenta de su importancia, hizo de su ciudad un centro de peregrinación de grandes compositores en busca de sus consejos: Mozart, entre otros. Es autor de una ‘Historia de la música’.

Martini realizó una versión musical del ‘intermezzo’ en la que se aprecia alguna mutilación del texto de Metastasio. No se tiene noticia de que la obra se representara en vida del autor, aunque sí lo fue por primera vez en la ciudad de Como en 1958, como señala el libreto de la única edición discográfica existente; también se comenta en él la probabilidad de que Martini compusiera esta partitura para satisfacer el capricho de algún patricio boloñés deseoso de representarla en su teatro.

Giuseppe Maria Orlandini (1688-1750)

Nacido en Bolonia y fallecido en Florencia, este compositor gozó de buena fama en el campo de la ópera. Para la música que dedicó al ‘intermezzo’ eligió el título de ‘L’Impresario delle isole Canarie’. De momento, desconozco las ciudades en las que pudo representarse.

De Orlandini y su versión musical del texto de Metastasio tuve conocimiento en la Biblioteca Marciana de Venecia, en donde me facilitaron el paradero del libreto. Así que, tras dirigir una carta a la Biblioteca Real de Dinamarca, obtuve copia de él, aunque no de su partitura, que se encuentra en lugar de cuyo nombre nadie quiere acordarse.

Y hasta aquí las notas que he considerado de mayor interés en torno a este curioso ‘intermezzo’ de Pietro Metastasio, del que no descarto la aparición de nuevas versiones, así como noticias de las partituras hoy ilocalizables.

Pedro Schlueter Caballero es conferenciante musical y autor de teatro

Imágenes

Recursos relacionados

Buscar artículos por

Fundación Canaria Archipiélago 2021