Inicio > Revista Canarii > Canarii 15 (Mayo de 2009) > Entrevista a Jesús Mesa Hernández

Canarii 15 - Entrevista

"Incluso teniendo agua propia no es suficiente para mantener la agricultura"

Entrevista a Jesús Mesa Hernández

Alto, flaco, de 86 años, muy lúcido e inteligente, autodidacta, con una gran capacidad de análisis, don Jesús Mesa ha sido y es aún un agricultor de Arafo que ha estado vinculado una gran parte de su vida al mundo del agua en Tenerife. Hizo el ingreso en la 2ª enseñanza pero con la rebelión de 1936 tuvo que dejarlo, pero aprendió con unos códigos civiles las leyes relacionadas con la agricultura y con el agua. Los cargos que ha ostentado han sido todos relacionados con ese mundo en su isla natal: Secretario de las Comunidades de Aguas de Tenerife, Presidente de las Comunidades de Aguas, cofundador de la Cámara de Aguas, primer Vicepresidente, Presidente durante muchos años, miembro del Consejo Insular de Aguas desde su fundación y representante de los canarios en el Consejo Nacional del Agua.

¿Por qué se dedicó al tema del agua?

Porque como era agricultor, pues para tener agua para la agricultura. Como unas cosas llevan a las otras…los amigos me estimulaban para iniciar una obra. Entonces había que estudiar un poco de geología. Sigo siendo un agricultor, pero no grande sino pequeño, aunque cada vez menos porque la agricultura me saca dinero, hoy en día no es rentable. No es por falta de agua, yo tengo para regar mis tierras, y me sobra un poco que si la vendo me compensa y si la meto en la tierra acabarán quitándome la tierra. Estoy hablando de medianías, cultivo una parte.

¿El tema del agua ha influido en la crisis de la agricultura?

Yo creo que no, es decir, todo influye pero no sustancialmente. Un agricultor que tenga su agua y su tierra, es decir que no sea de arrendamiento… En El Escobonal o en Fasnia, la gente se va, tienen todo abandonado, las paredes cayéndose porque se van al sur a ganar el dinero y abandonan. Incluso su estanque. Quiero decir que el agua, teniéndola propia, no es suficiente. Lo fundamental es el jornal. El coste de la agricultura verdadero, el setenta por ciento, es la mano de obra, el agua ocupa un porcentaje pequeño, todavía en Las Palmas ocupa un poco más, pero aquí menos, y en La Palma menos, porque están los nacientes de la Caldera. Pero de todos modos el precio del agua para el que tiene el agua no representa nada porque no lo mira, es decir, si usted tiene un naciente o unas participaciones de agua y tiene la tierra y además lo trabaja, incluso no está pagando jornales sino es su propio trabajo, y usted deja aquello y va a trabajar al turismo… Si lo hace uno es que es tonto, pero si lo hacen muchos no se puede suponer que todos sean tontos. Es decir, que cuando uno observa tiene que observar las realidades sin sectarismos, sin prejuicios previos.

¿Usted cree que el modelo del agua que se ha seguido actualmente está agotado? ¿Qué fórmulas vería usted de cara al futuro atendiendo a criterios de sostenibilidad?

Todo acaba en el dinero, con mucho dinero hay agua, con dinero hay comida, con dinero hay diversión, con dinero hay todo. Ahora bien, ¿qué cantidad necesitan y de dónde lo sacan? El agua podía ser pública, como en la Península, la inversión tenía que haber sido pública… Yo creo que el modelo no está agotado. El problema es cómo se sustituye y una vez sustituido, ¿es más eficiente? No lo creo… En Fasnia había un Ayuntamiento, era una zona rica en agua, y los terrenos eran de una señora que los adquirió durante la desamortización. Esa señora no estaba por aquí y el Ayuntamiento de hecho los estaba disfrutando, y los promotores le daban al Ayuntamiento de Fasnia entre un 2% y un 5%, y el Ayuntamiento tenía agua libre de todo gasto. El Ayuntamiento de Fasnia puso un servicio de agua a presión que cobraba a los ciudadanos, y el resto que era bastante lo vendía al mejor postor. Es decir, pedir sacrificios al contribuyente o al vecino y no realizarlo la propia administración no es honesto ni vale porque no resuelve el problema. Yo parto siempre de términos de eficiencia, si una cosa funciona y hay que sustituirla, hay que buscar otra cosa mejor.

Pero el modelo de explotación de los nacientes actuales en Canarias está agotado, es evidente que hay que utilizar otros recursos y otros medios para la obtención del agua.

Sí, hay que complementarlos con otros modos. Yo conozco poco Gran Canaria, pero allí se empieza por la creación de los Heredamientos, y éstos nacen porque había agua alumbrada. No estamos hablando de la cantidad. El agua es atmosférica, a través de la lluvia, y de la precipitación horizontal que complementa un poco, pero fundamentalmente la que llueve, ya sea nieve o en forma líquida. Eso ya lo decía Vitrubio y hoy nadie sostiene que no sea así... La lluvia está en proporción a dos cosas, a la extensión territorial y a la altitud de la isla. En Fuerteventura, que es una isla ligeramente mayor que Gran Canaria, por ser baja las nubes pasan por encima, no hay freno. A veces dicen en las universidades que hay que sembrar laurisilva por la precipitación horizontal, pero es al revés, la laurisilva está donde están las nubes. La laurisilva es un relicto del terciario, de cuando había humedad en la atmósfera.

Entonces, si la repoblación no es la solución para mejorar los rendimientos hídricos de las islas, ¿dónde está la solución?

La solución está en aprovechar lo que tenemos. Como probablemente las galerías y los pozos han ido saturando el terreno y poco queda, no se podrá seguir por ese lado. Donde no estén saturados incluso se podrán hacer excepcionalmente. ¿Debido a qué? Añade usted un pequeño aporte. El agua que por debajo discurre no beneficia a nadie, ni contribuye con el medio ambiente, va por ahí debajo y desemboca a 100 metros de profundidad se pierde. Usted la hace subir a la superficie…, vuelve a nutrir a las plantas y volverá allá abajo, pero por el recorrido tendrá una utilización. El agua que usted saca de un río subterráneo, hace un canal, riega, una parte se pierde, por la evapotranspiración, pero la que vuelve al río vuelve al río. Es decir, yo pienso que tenemos que utilizar lo que tenemos, es fundamental reutilizar el agua, buscar sistemas que consuman lo menos posible y complementarla. Si hay algún sitio donde se puede poner un pluviómetro de niebla y funciona, ¿por qué no? Y hay que desalar el agua. Mejorarla, porque si la que está en la tierra no es buena y por razones de salubridad o de regadío hay quehacerlo, hay que mejorarla. Los que ahora dicen desalinización, en el fondo hablan de mejorar el agua de la tierra y desalación para la del mar. En el fondo viene a ser lo mismo porque es quitarle sales. Y para eso se necesita dinero…

Usted destaca que en Arizona, el Gobernador, ante el problema del agua, reunió a las partes interesadas: las ciudades, la agricultura y la industria. El propio gobernador les instó a que llegaran a un acuerdo y éste lo asumía. Esto no gustó mucho a la cámara legislativa. Pero se pusieron de acuerdo. Habría agua para la agricultura, y las ciudades y la industria aumentarían su cuota. La solución fue comprar agua a la agricultura, los terrenos quedarían en secano. Y así funcionó. El terreno lo sembrarían de secano y así los agricultores cambiaron de modelo agrícola.

Si a una casa no entra dinero, el dueño de la casa tendrá que repartir menos dinero. Lo que no se puede mantener es una actividad, ya sea agrícola o lo que sea, que dé pérdidas.

Usted está por mantener este modelo en torno al agua, en el que vamos a seguir utilizando los pozos y galerías, horadando la tierra…

Hasta donde sea racional. Pero, al mismo tiempo, complementarlo con la desalación y potabilización para el consumo. Y la reutilización, entendida como depuración y volver a regar. La reutilización tiene que ser con agua que sirva…

¿Hasta qué punto puede influir el que el agua siga privatizada, o que se cambie a la propiedad pública del agua?

Para cambiar la propiedad, por razones constitucionales, por razones de justicia y de equilibrio, a nadie se le puede quitar lo que tiene sino mediante la justa indemnización. El gobierno no tiene dinero, ni lo hará. Y un expolio ni es justo ni es necesario, ni conveniente. La segunda cuestión es que yo creo que los poderes públicos son peores administradores que la iniciativa privada. Eso no quiere decir que la propiedad no tenga sus regulaciones…, regulaciones racionales. No hay que salirse de la Constitución bien interpretada, y de los principios de justicia y equidad.

¿Considera que unas transferencias completas en materia de aguas mejoraría la gestión?

Yo sí creo que las competencias en materia de aguas son buenas, ¿por qué?, porque son realidades distintas. ¿Cómo va usted a aplicarle la legislación minera a realidades distintas? Unas islas que están a 2.000 km., volcánicas, ni son terrenos sedimentarios, ni son continentales, son volcánicas. No se puede aplicar la legislación. El año 24 empezó ya a separarse, en el año 62, con gobierno autoritario y centralista, se dictó una Ley especial para Canarias, el Reglamento del 65, la Constitución acaba reconociendo los derechos forales y especiales… Y yo le diría más, aún deben trasladarse a los cabildos, porque el agua es del territorio, no hay más agua que la del territorio, que más sabe el necio en su casa que el sabio en la ajena.

(Entrevista realizada por Sergio Millares en Tenerife el 13 de enero del 2009)

Imágenes

Recursos relacionados

Buscar artículos por

Fundación Canaria Archipiélago 2021