Inicio > Revista Canarii > Canarii 18 (Junio de 2010) > APROXIMACIÓN HISTÓRICA AL REAL CLUB DE GOLF DE LAS PALMAS

Canarii 18 - Historia del Deporte

Aproximación histórica al Real Club de Golf de Las Palmas

APROXIMACIÓN HISTÓRICA AL REAL CLUB DE GOLF DE LAS PALMAS

El golf llegó a Las Palmas de la mano de varias familias escocesas, allá por el año 1820 y siguientes. Entre ellas se encontraban las sagas de los Miller y los Swaston, algunos de cuyos miembros se dedicaron, poco tiempo después de su llegada a nuestra Isla, a practicar su deporte favorito -aunque de manera informal- en un improvisado campo situado en la zona de Las Rehoyas.

Posteriormente, con el transcurrir del tiempo, fueron los hijos de aquellos emigrantes instalados en la capital de Gran Canaria quienes volvieron, tras culminar sus estudios en Escocia e Inglaterra, a impulsar su práctica. Práctica que en algunos casos contagió a muchos jóvenes de la ciudadanía insular, hasta el punto de que las calles de Las Palmas se convirtieron en algunos momentos en improvisados fairways para el desarrollo de este deporte.

Mr. Richard Blandy, un inglés llegado de Madeira, y tras instalar varios de sus negocios en esta Isla, lideró los deseos de la creciente ciudadanía británica para organizar un club y, con ello, construir un campo en toda regla en donde celebrar aquellas sus hasta entonces informales competiciones.

Así las cosas, surgió esta iniciativa constitucional para el golf grancanario en los últimos meses del año 1891. Y fue entonces cuando un grupo muy definido de personas se pusieron manos a la obra. La primera aportación vino de la mano del propio Richard Blandy, quien tuvo la feliz idea de elegir para ello parte de unos terrenos situados en una altiplanicie localizada detrás del recién inaugurado Hotel Santa Catalina, para construir allí el primer link de Canarias.

Una vez conseguido aquel objetivo, sería el propio Richard Blandy quien a su vez impulsó la constitución de un club de golf, hecho éste que se llevó a cabo finalmente el día 17 de diciembre de aquel mismo año.

En aquella primera convocatoria estuvieron presentes, por deseo expreso de Mr. Blandy, miembros de varias casas comerciales, además de la representación consular, religiosa y hospitalaria de la colonia británica. A saber: J. Forman (Swaston y Cia) E. C. Barker (Miller y Cia), A. Ferguson (Viceconsulado), Reverendo E. Hutchinson (Iglesia Holy Trinity) y Dr. Brian Melland (Hospital Reina Victoria), además del propio Richard Blandy como primer presidente.

Con la constitución del “Las Palmas Golf Club” se logró un doble objetivo. Primero, ver cumplidos los sueños de muchos ingleses y escoceses radicados en la isla de disponer de un campo donde jugar al golf. Y de otro, el de ofrecer un importante incentivo a las oleadas de turistas que por entonces comenzaban a arribar a Gran Canaria. Y allí, en el terreno conocido primitivamente como Lomo del Polvo, habría de permanecer durante sesenta y seis años el cuartel general de “Las Palmas Golf Club”, hasta su traslado en 1957 a su actual ubicación en Bandama, un terreno protegido por tratarse de una zona de gran valor ambiental, tanto desde el punto de vista faunístico y florístico, como geológico, geomorfológico, etnográfico y paisajístico, que lo definen como una zona de especial valor ecológico.

Entre sus actuales socios, tenemos el orgullo de contar con D. Fermín Martínez Gómez que, con sus más de 90 años, tiene el honor de ser, además de uno de los jugadores más longevos del golf español, el único jugador en activo que llegó a desplegar su juego en la primera sede que albergó al Real Club de Golf de Las Palmas, en el campo del Lomo del Polvo.

Imágenes

Recursos relacionados

Buscar artículos por

Fundación Canaria Archipiélago 2021