Inicio > Revista Canarii > Canarii 18 (Junio de 2010) > JOSÉ PADRÓN "EL ZUECO", UN FUTBOLISTA REBELDE CON CAUSA

Canarii 18 - Historia del Deporte

José Padrón "El Zueco", un futbolista rebelde con causa

JOSÉ PADRÓN "EL ZUECO", UN FUTBOLISTA REBELDE CON CAUSA

José Padrón Martín, más conocido en nuestro mundillo futbolístico como El Zueco (1), nació el 5 de mayo de 1907 en Las Palmas. Y casi cincuenta y nueve años después fallecería en París. Aún hoy, pese al largo tiempo transcurrido desde entonces, se le sigue considerando –por aquella manera tan distinta de concebir el fútbol- como el mejor jugador canario de todos los tiempos.

Padrón dio sus primeros pelotazos en el equipo del Santa Catalina, conocido entonces como La Incubadora. Poco después refrendaría su calidad al pasar al Real Club Victoria. De hecho, ya vestido de blanquinegro, llegó y besó el santo, como lo haría más tarde, tras su ingreso, en 1925, en la filas del Español de Barcelona.

Y sería en ese ciclo como blanquiazul, entre 1925 y 1930, cuando José Padrón destapó las esencias de aquel maravilloso fútbol que le habían inculcado en su isla natal. De tal forma que el cuadro españolista, por aquel entonces considerado como un equipo de segunda fila, pasó a convertirse, con El Zueco en su alineación, en uno de los grandes de Cataluña y, por supuesto, de España.

Para tipificar el paso de Padrón por el cuadro de Sarriá -con el que conquistó Copa de España y de Cataluña-, baste decir que su concurso resultaría decisivo para romper la hegemonía que hasta entonces tenía el Fútbol Club Barcelona. Y también, en gran parte, la del Real Madrid, que precisamente sufrió, en 1930, a manos del Español, y con El Zueco como gran protagonista, la que todavía es la mayor derrota de los blancos en su ya larga historia (8-1). Por si fuera poco, corresponden esos tiempos de Padrón con sus relevantes actuaciones como internacional, de forma especial en los encuentros donde España derrotó a Italia (2-3) e Inglaterra (4-3).

Y lo que son los avatares del fútbol, sucedió que aquel Padrón, verdugo en muchas ocasiones del Barça en el periodo 1925-1930, jugó más tarde -luego de un paso fugaz y polémico por el Sevilla- vestido de blaugrana. Cierto es que el cuadro culé se encontraba entonces (1933-1934) sumido en una ruina deportiva y económica, dando con ello lugar a que muchos de sus jugadores -El Zueco, entre otros- no duraran mucho en el club de Las Corts.

Por eso en octubre de 1934 el futbolista canario cambió de aires y tras una breve vuelta en el Español, decidió partir hacia Francia. Y fue allí, en tierras galas, cuando Padrón comenzó un largo periplo de sur a norte por diferentes clubes, guiado en gran parte por un deseo posterior de no ser localizado por las autoridades franquistas, empeñadas -como estaban entonces- en repatriar a los muchos jugadores españoles que a partir de 1936 cruzaron la frontera pirenaica.

Lo cierto fue que, como futbolista, Padrón recorrió toda Francia merced a sus cortas militancias, entre otros equipos, en el Olympique de Alès, Sochaux, Charleville, Red Star y Stade Reims, terminando su vida deportiva, una vez acabada la II Guerra Mundial, en el Clermont Ferrand. Pero no todo quedó ahí. Padrón -como reconocieron quienes le trataron de cerca- se comportó siempre como un rebelde con causa. Ya fuera tanto dentro como fuera de los terrenos de juego. En esta última vertiente, por citar la más relevante, la encontramos en su participación con el maquis francés en la liberación de París. Diversos testimonios hablan de que jugó un papel decisivo -junto a otros canarios- en aquella avanzadilla española que tomó el Hotel de Ville, en agosto de 1944.

A partir de ahí Padrón pasó prácticamente el resto de su vida en Francia. En ese tiempo -de 1945 en adelante- fracasaron todos los intentos franquistas -y no franquistas- para repatriarlo. De tal modo que cualquiera de las muchas movidas para su localización -salvo la de José Samitier- cayeron en saco roto. Y así hasta su fallecimiento, ocurrido el 3 de diciembre de 1966 en el hospital Pitié de Salpêtrière de la capital gala.

José Rivero es periodista.

Imágenes

El Real Madrid sufrió, en 1930, a manos del Español, y con El Zueco como gran protagonista, la que todavía es la mayor derrota de los blancos en ya larga historia (8-1).

Compartió títulos nacionales y regionales con varios de sus clubes en España y Francia, participando como jugador del Español de Barcelona en la mayor derrota (8-1) sufrida en su historia por el Real Madrid.

El uso de zuecos, con el objeto de mejorar centímetros con respecto a sus amigos isleteros, dio lugar a que le pusieran ese nombrete.

Recursos relacionados

Buscar artículos por

Fundación Canaria Archipiélago 2021