Inicio > Revista Canarii > Canarii 18 (Junio de 2010) > JUAN BARBUZANO MARTÍN

Canarii 18 - Historia del Deporte

El Hierro, cuna de grandes luchadores:

JUAN BARBUZANO MARTÍN

Es curioso que siendo El Hierro la más pequeña de las siete islas principales del archipiélago ha sido la que ha proporcionado a la Lucha Canaria algunos de sus mejores luchadores, en diferentes épocas. Es algo digno de estudio y muchos nos preguntamos la razón y el motivo de ello.

Desde Tomás Zamora, Martín Hernández y Ramón Méndez, en el siglo XIX y comienzos del XX, hasta Juan Barbuzano y el más reciente, Francis Pérez, “El Pollito de Frontera”, son referencias, en distintas épocas, de los grandes de nuestro primer deporte vernáculo y todos tienen en común una isla, la isla del Meridiano.

Con sólo catorce años, se incorporó al "Ferinto" de Isora, a donde llegó de la mano de su padre y principal valedor, don Toribio Barbuzano, quien incluso cedió su garaje para que entrenara el equipo, bajo la experta mano de su primer entrenador Marcelino Padrón. Era una época de esplendor de la Lucha Canaria en la isla del meridiano, presidida entonces por Francisco Acosta Quintero, y donde rivalizaban el "Concepción" de Valverde, el "Norte" del Barrio, el "Salud" de Sabinosa, el "Martín" del Pinar y el propio "Ferinto", donde compartía filas con destacados luchadores como "El Chorizo", Quico Torres, Andrés el de Casiano, Cándido, "Tito", "Chanito", "Nino", el "Talega", el "Perrachica", Daniel, etc. Se le empezaba a conocer entonces como el “Pollo de Isora”.

Consagración en La Palma

Después de un paso fugaz por el Santa Cruz C.L. y el Adargoma de Las Palmas de Gran Canaria, ficha por el Benahoare de la isla de La Palma. Aquí coincidió con otro hombre decisivo en su formación como luchador, Antonio Reyes "Jeremías", y compartió equipo, entre otros con Marcos Galván y Paco Antequera. En esa época competían en la Isla Bonita luchadores de la categoría de Chaval II, Hermenegildo "Brazo de hierro", Antonio Guerra, Cabrerita, "Estrellita del Sur", entre otros. Durante su estancia en La Palma consigue un campeonato insular y un subcampeonato regional.

En esta época, en la que se le conoce como "Pollo de El Hierro", no deja de participar con la selección de su isla natal, destacando cuando en diciembre de 1962 (contaba entonces con solo 17 años), se enfrentó al "Krüger" de Gáldar, dirigido por el mítico Vicente Román y donde figuraban luchadores de la calidad de Molina I, Molina II, "Sucuruco", "Pollo de Rojas", Juan Bolaños, Carlos López, Antonio Moreno, "El Bicho", etc. Se disputaron un total de cuatro luchadas, de las que la selección herreña venció en tres, sumando Barbuzano un total de 32 victorias individuales.

En la Victoria y Puerto Cruz nueve temporadas de esplendor

En 1965, aún con 19 años, la Federación le clasifica como Puntal "B", por lo que solo puede luchar en Primera Categoría y el C.L. Victoria de Tenerife se hace con sus servicios, donde forma con Sosa un dúo temible, convirtiendo al equipo victoriero en el equipo de moda y el gran rival del Santa Cruz, que en esa época lideraba el "Pollo de Máguez", recientemente fallecido. Su presentación fue precisamente frente al equipo capitalino, con victoria de los norteños por 12-11 y Barbuzano tiró ese día a siete rivales de la categoría de Pollo, "El Chasna", Perico Perdomo, Juan Primera, Santana, "Pollo de Máguez" y el "Pollo de la Trinidad".

Durante esta época, a la rivalidad entre el Victoria, el Hespérides (de Rápido II, Domingo de la Rosa, Chicho Ramos, Juanito Lugo, "Pollo de las Canteras", etc.), el Tegueste de Marcos Galván, el Rosario de Valle Guerra de los Chavales, Lolo Ledesma, "La Viejita", etc y el Santa Cruz, se une la de otro coloso, el grancanario Santiago Ojeda, entonces en las filas del Adargoma y posteriormente en Los Guanches de Arucas.

En la Temporada 72-73, pone fin a su estancia en el equipo de la Victoria, proclamándose Campeón de Liga y Copa y ficha por el C. L. Puerto Cruz, equipo en el que permanece durante dos temporadas y donde continúan sus éxitos. Destaca en esta época su proyección internacional como practicante de otras modalidades de lucha.

Vuelta a sus orígenes y retirada

En la Temporada 74-75 vuelve a la isla de El Hierro, para participar con su Selección, que como equipo, participa durante tres años seguidos en los Campeonatos Provinciales y Regionales, logrando en el primero de ellos, proclamarse Campeón invicto, compartiendo filas con luchadores como Sergio Casañas, Sotero León, Eugenio Armas "El Chorizo", Paco Padrón "El Herreño", Benigno Machín, Domingo Peña, Antonio Gutiérrez, Abrante, Erce, Félix, Manuel Pérez y Daniel González.

Finalmente, antes de su retirada, en olor a multitud en la Plaza de Toros tinerfeña, en Mayo de 1980, participa ocasionalmente en luchadas de Selecciones, encuentros amistosos y durante meses refuerza al Campitos y al Tegueste.

Campeonatos individuales

No se prodigaban en su época de luchador en activo las competiciones individuales como en la actualidad. No obstante, en las que intervino, dejó constancia de la misma calidad que demostraba en las competiciones por equipos.

En abril de 1967, en la primera competición televisada de la historia de la Lucha Canaria se enfrentaron en Madrid, dentro del programa “Gran Premio” de TVE, Santiago Ojeda, Molina II, “El Pala”, “Rápido I” y Juan Barbuzano, actuando el ex-luchador Nino Morales como árbitro, resultando vencedor el luchador herreño.

Su primer gran triunfo individual llegaría al año siguiente, en octubre de 1968, cuando en el Palacio de Deportes de Madrid se celebra el “I Campeonato de España Individual de Lucha Canaria”. Participan: Santiago Ojeda, campeón de la provincia de Las Palmas, Juan Sánchez “El Pala”, campeón de El Aaiún y Juan Barbuzano, que en el campeonato provincial de Santa Cruz de Tenerife, celebrado en el Estadio Heliodoro Rodríguez López había vencido sucesivamente a “Babache”, “Rápido I”, Juan Jerónimo “El Pala”, “La Viejita” y Marcos Galván.

Barbuzano se proclamó Campeón de España después de darle las dos luchas seguidas a Juan Sánchez y vencer a Ojeda en la primera y la tercera, transcurriendo la segunda “nula”.

Ese mismo día se celebró el Campeonato de España Absoluto de “Luchas Vernáculas”, enfrentándose Juan Barbuzano al Campeón de Lucha Leonesa, Heraclio González, y el luchador herreño resultó vencedor, al ganarle al leonés, tanto en la modalidad canaria como en la leonesa.

Juan disputó un total de doce desafíos, frente a los mejores luchadores de la época, y al igual que su paisano Martín Hernández, del que hablamos anteriormente, resultó vencedor en todos ellos, algo que siempre han valorado mucho los cronistas y especialistas de nuestro deporte vernáculo.

A pesar de una intensa actividad internacional en diversas modalidades de lucha, Barbuzano no deja de participar en las competiciones de Lucha Canaria, donde sigue siendo el “enemigo a batir” por parte del resto de luchadores del Archipiélago. Sin embargo, esta participación a la larga le “pasó factura” precipitando su retirada de los terreros, ya que en muchas ocasiones tenía que hacer enormes sacrificios para competir en la categoría de menos de cien Kg.

Después de su retirada, Juan Barbuzano ha recibido gran número de homenajes y distinciones. La penúltima, el verano de 2009, cuando el Ayuntamiento de la Victoria le nombró “Hijo Adoptivo”, anteriormente lo hizo el Cabildo de El Hierro, los Institutos “Teobaldo Power” el “Tomás Iriarte", donde impartió clases de Educación Física y, la más importante, y quizás la distinción de mayor importante como deportista, junto a la Medalla de Oro al Mérito Deportivo que en su momento le concedió la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes (ahora el CSD), le llegó justo a los 20 años de su retirada como luchador, la "Medalla de Oro de Canarias", que le concedió el Gobierno de Canarias, a propuesta del entonces presidente don Román Rodríguez y que le fue entregada en el auditorio "Alfredo Kraus" de Las Palmas, el "Día de Canarias" del año 2000.

En 1992, en ocasión de un multitudinario homenaje que le hizo el Cabildo de El Hierro, Federico Padrón (según recoge el Diario de Avisos), entre otras cosas, escribía:

“... hablar de Barbuzano, como luchador, es hablar de la ejecución perfecta de toques por dentro, chasconas, cangos, cogidas de muslo, traspieces, medias caderas, levantadas, desvíos, agachadillas, cogidas de tobillo, etc... Todo ello ligado con un estilo que lo “mamó” en aquel garaje de Isora. Barbuzano tumbaba y caía, sencillamente, porque luchaba. Utilizaba su fuerza y la del contrario, el “engaño” y las luchas de “magua”.

Imágenes

Proyección internacional

Su popularidad, hace que le reclamen de todas las islas, de El Aaiún (donde en esa época la Lucha Canaria, debido a la gran cantidad de emigrantes canarios, estaba en su máximo esplendor) y de Venezuela, a donde se desplaza en dos ocasiones diferentes para competir.

La Federación Española de Luchas también lo requiere y con menos de un mes de entrenamiento acude a los Campeonatos del Mundo de “Lucha Sambo”, que se celebraron en Teherán en el año 1973, proclamándose, ante el asombro y la sorpresa de todos, Subcampeón mundial.

A partir de ahí no pararon sus éxitos internacionales: al año siguiente, en Madrid, se proclama Campeón de Europa de Lucha Sambo, consigue igualmente la I Copa del Mundo de Luchas Folklóricas, la Medalla de Bronce en el Campeonato del Mundo de Lucha Sambo, celebrado en Mongolia y el “Torneo de las Naciones” de Lucha Sambo, celebrado en Las Palmas de Gran Canaria.

Defiende los colores de la Selección Española de Lucha frente a diferentes selecciones nacionales en Argentina, México, Cuba, El Cairo, Teherán (en dos ocasiones), Nueva Delhi, Hong Kong, Taipei, Tokio, Moscú y Bakú.

En mayo de 1974, en la tinerfeña Plaza de Toros, consigue uno de sus mayores triunfos: el “Campeonato del Mundo de Luchas Folklóricas”, donde ejecutaron modalidades como, la “Cumberlang”, de Gran Bretaña, “Bretona”, de Francia, la Lucha Suiza y la Lucha Leonesa. Y en 1977 se proclama Campeón del Mundo de Lucha Sambo, en competición celebrada en Oviedo.

Recursos relacionados

Buscar artículos por

Fundación Canaria Archipiélago 2021