Inicio > Revista Canarii > Canarii 19 (Octubre de 2010) > ANTONIO GARCÍA GARCÍA, UN LIBERTARIO EN LA CÁRCEL DE LA FALANGE

Canarii 19 - Rescatando la memoria

ANTONIO GARCÍA GARCÍA, UN LIBERTARIO EN LA CÁRCEL DE LA FALANGE

ANTONIO GARCÍA GARCÍA, UN LIBERTARIO EN LA CÁRCEL DE LA FALANGE

El viernes 13 de agosto falleció a los 91 años en La Laguna, su ciudad natal, Antonio García y García, al que tuvimos la suerte de conocer en 2006. De Antonio sabíamos con anterioridad gracias a la obra de José Francisco López Felipe . Durante el curso 2006/2007 recuperamos su historia, junto a la del edificio del Instituto Canarias (hoy Cabrera Pinto) durante la Guerra Civil y el franquismo. En efecto, en 1936 algunas de las dependencias del centro se convirtieron en cárcel de la Jefatura Local de Investigación e Información de Falange Española de las JONS y D. Antonio García y García fue uno de sus presos. En mayo de 2007 acudió al aula del grupo G de nuestros alumnos de Historia de España de segundo de Bachillerato, los cuales, previamente, habían estudiado el tema y rescatado, por medio de encuestas, su historia familiar durante aquellos años.

Interesados ante uno de los protagonistas de los hechos históricos estudiados: ¿Qué hizo usted para que le detuvieran? Antonio les contó que había nacido en la calle Herradores de La Laguna el 21 de noviembre de 1918, que tenía 88 años. Su padre se llama también Antonio García, de profesión ebanista y militante de la CNT. Desde los dieciséis años militó en las Juventudes Libertarias de La Laguna, formada por unos cuarenta jóvenes. Trabajaba en una librería en la Calle Herradores y que tenía dieciocho años recién cumplidos, después del triunfo del golpe de Estado de Franco contra el Gobierno de la República, cuando entre las 24.00 horas del 30 de noviembre y las 01.00 horas de la madrugada del 1 de diciembre de 1936, entre tres y cuatro milicianos falangistas lo sacaron de su domicilio llevándolo detenido, sin orden judicial, a una habitación a oscuras, en la trasera del Instituto de Segunda Enseñanza, convertidas algunas de sus dependencias en cuartel de la milicia fascista de Falange Española de las JONS; sede de la Jefatura Local de Investigación e Información… Allí permanece tres semanas y le interrogan con dureza un agente de la Comisaría de Investigación y Vigilancia (policía política franquista), además de varios falangistas… El cuartel era un trasiego permanente de detenidos que iban y venían…alaridos y gritos, palizas y torturas. Pero a él no le pegan. Entre los detenidos, Antonio cita al abuelo de uno de nuestros alumnos (que se llama y apellida igual) y al hermano de la bisabuela de una alumna.

Les dijo, también, que tras la cárcel del Instituto pasó por otras en Tenerife, la Península y África. Regresó a la vida civil en 1940, debiendo hacer entonces el servicio militar. Trabajó como empleado y siguió estudiando e incluso fue a la Universidad. Se casó con su novia de siempre con la que tuvo dos hijos y tiene tres nietos. Vivió en el barrio de San Benito… Durante una hora los alumnos preguntaron atentos a sus respuestas. Les resultaba difícil encajar que el motivo de su detención fue la pertenencia a las Juventudes Libertarias. Don Antonio conmovió a nuestros alumnos al contarles su historia de represaliado, que empezó a la edad que tienen ellos ahora, sin odio ni rencor y, al apostar por el presente y el futuro, afirmando que saber cómo y por qué ocurrieron los hechos es la única manera de pasar esta dolorosa página de la Historia de España y al mostrarles, también, una fotografía de su nieto. Después, recorrimos el edificio en busca del lugar donde estuvo ubicada la celda, que coincide con las actuales dependencias de Secretaría. Al final, ante la fachada del Instituto, en nombre del grupo, algunos alumnos leyeron un manifiesto en el que agradecieron su presencia en el centro permitiéndoles conocer la Historia en primera persona, al tiempo que defendieron la justicia y la convivencia pacífica del sistema democrático para evitar este tipo de hechos.

A Antonio lo vimos en su casa el pasado mes de julio al ir a solicitarle que colaborara en un documental sobre antiguos alumnos del Instituto de Canarias represaliados, exiliados y desaparecidos en relación a la guerra civil y al franquismo, ya que coincidió con dos de ellos en la prisión de Fyffes. A lo que accedió. Antonio se fue sin rencores, tranquilo, tras su querida esposa a la que cuidó en los últimos años. Tuvo tiempo de responder al cuestionario que le dejamos y que nos guarda su hija Coralia. Fue un hombre bueno y entre todos debemos lograr que no se pierda su memoria ni la de tantos otros que aún queda por recuperar, de aquella trágica etapa de la Historia de España y de Canarias.

ANTONIO GARCÍA GARCÍA SEGÚN SU EXPEDIENTE PROCESAL

- Entra el 30 de noviembre de 1936 como preso gubernativo en la cárcel de la Jefatura Local de Investigación e Información de Falange Española de las JONS, en el Instituto de Canarias de La Laguna, Tenerife.

- El 20 de diciembre de 1936 es enviado a la cárcel de La Laguna, (hoy dependencias municipales, C/ Consistorio o antigua C/ de la Cárcel).

- El 10 de septiembre de 1938 lo trasladan a la prisión Militar de Costa Sur-Fyffes. (Avenida Asuncionistas de Santa Cruz).

- Entre el 6 de mayo de 1939-6 de junio de 1939, Campo de Concentración de Rota.

- Batallón 180 de Soldados Trabajadores, Rincón del Medik, Ceuta, y en el antiguo Protectorado Español de Marruecos (hasta febrero de 1940) .

-1940, Campo de concentración de Miranda de Ebro, Burgos (tres meses).

-1940, Batallón de trabajadores 217, Alegría, Álava (tres meses). Libertad Condicional, vuelve a La Laguna.

-1940-1943, Servicio militar.

-En 1947 es procesado junto a 130 personas más. Entre marzo y agosto permanece detenido acusado de rebelión militar por imprimir un periódico clandestino y auxiliar a un sindicato de camareros.

Recursos relacionados

Buscar artículos por

Fundación Canaria Archipiélago 2021