Inicio > Revista Canarii > Canarii 23 (Marzo de 2012) > Mujeres creadoras a través de la Historia: invisibles o extraordinarias

Canarii 23 - Primera página

Cultura y género

Mujeres creadoras a través de la Historia: invisibles o extraordinarias

A lo largo de la historia las mujeres han aportado su creatividad, su reflexión, su estilo y su imaginación a la creación literaria, artística o científica, pero no siempre fue fácil para ellas. En un mundo de hombres, las primeras creadoras, a veces gracias a los seudónimos o escondidas tras la fama familiar, del padre, hermano o esposo, aunque no gozasen del prestigio y el reconocimiento público, consiguieron dar a conocer sus obras. Ha hecho falta una ingente labor de rescate para sacar del anonimato a un sin fin de mujeres que destacaron en el ámbito de una cultura que, durante muchos siglos, les negó el acceso al conocimiento.
Sin ir más lejos, el libre ingreso de las mujeres a las universidades españolas se produce en 1910 con un Decreto que les permite cursar de forma oficial enseñanzas universitarias. Las resistencias a aceptar el talento de las mujeres han truncado su aprendizaje.
Amparados en el argumento de las limitaciones “naturales” de las mujeres, los hombres las privaron de una educación en pie de igualdad, a ellas la naturaleza las había dotado de “otras habilidades” entre las que no se reconocía la capacidad para entender de ciencias o de letras. La vida de las mujeres ha estado marcada por el sometimiento continuo a unas normas de comportamiento establecidas por los varones. Aquellas que destacaban por sus conocimientos eran objeto de especial atención y vigilancia, en ocasiones, fueron obligadas a ocultarse para evitar el “contagio” a las otras mujeres.
A pesar de las dificultades y negaciones sufridas, muchas mujeres dieron a conocer su genio innato. La nómina de creadoras de todos los periodos históricos y ámbitos del conocimiento, que conocemos en la actualidad, es inabarcable. Cuando tuvieron la oportunidad de confrontar sus conocimientos con los varones, a éstos no les quedó más remedio que tolerarlas, pero siempre como una anomalía. Estas mujeres merecieron el calificativo de sabias pero siempre remarcando que eran excepciones sugerentes o inquietantes, siempre irreductibles a la norma. El tratamiento de la excepcionalidad lo encontramos en la prensa del siglo XVIII en su galería de personajes insólitos se hacían eco de nacimientos múltiples o monstruosos, deformaciones físicas o niñas eruditas cuyo sexo redoblaba el carácter extraordinario de sus hazañas, parecían reputarse como un prodigio más de la naturaleza y, por tanto, fuera de la norma.
Las aportaciones de las mujeres, independientemente del campo del conocimiento en el que se realizara, fueron objeto de burla, desconsideración o apropiación por parte de los hombres que negaban la capacidad de las mujeres de pensar y razonar.
En la actualidad, es innegable la ingente actividad artística y científica desplegadas por las mujeres a lo largo de la historia, muchas han logrado hacer visible su obra en primera persona. Sin embargo, todavía pesan en nuestra sociedad las ancestrales dudas sobre el talento femenino y las instancias del poder académico siguen negando el reconocimiento a la labor desempeñada por las mujeres. Como muestra nos centraremos en los galardones con los que nuestra Comunidad reconoce las aportaciones que sus hombres y mujeres hacen a la cultura de las islas.
Los Premios Canarias creados por el Gobierno Autónomo en 1984, se otorgan a personas o instituciones en reconocimiento de una carrera relevante y continuada en favor de la cultura canaria. Desde su creación, hace 27 años, han sido concedidos un total de 92 distinciones de las cuales 67 han recaído en varones en diferentes modalidades, 19 en instituciones de carácter colectivo y mixto, mientras que sólo 6 mujeres han sido premiadas Mª Rosa Alonso (1987), Dolores Massieu Verdugo (1990), María Orán Cury (1999), María Mérida (2000), Trinidad Garriga Abreu (2001), Manuela Marrero Rodríguez (2005).
En el mundo universitario los galardones de máximo reconocimiento son los Doctorados Honoris Causa con los que se premia la valia científica o personal de los nominados. La Universidad de La Laguna ha concedido 31 distinciones de las que sólo una ha recaído en una mujer, Mª Rosa Alonso. Por su parte la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha otorgado 34 siendo dos las mujeres agraciadas Rigoberta Menchú y Françoise Colliere.
Los datos hablan por si solos. Las mujeres hemos superado las innumerables barreras que han lastrado nuestra participación en la vida pública, hemos desenmascarado los mitos y estrategias que históricamente negaban a las mujeres la capacidad para pensar, razonar y crear, pero todavía hemos de luchar con una mentalidad colectiva prisionera de un aprendizaje con sesgos de género que actúan, consciente o inconscientemente, negando la autoridad y el reconocimiento que las mujeres hemos ganado a pulso en todos los ámbitos del saber.

Imágenes

La autora

Mª Eugenia Monzón Perdomo, Doctora en Historia por la Universidad de La Laguna, Profesora de Historia Moderna de la ULL, miembro del Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres de dicha universidad, del que fue directora entre los años 2007-2009. Directora del Experta Universitario en Género y Políticas de Igualdad. Sus líneas de investigación están centradas en la Historia de las Mujeres en Canarias en la Edad Moderna, con trabajos sobre participación política y social de las mujeres en el periodo de la transición.

Recursos relacionados

Buscar artículos por

Fundación Canaria Archipiélago 2021