Inicio > Historia de Canarias > Economía: de la caña de azúcar al vino

Historia de Canarias

Economía: de la caña de azúcar al vino

La colonización del territorio provocó cambios radicales en Canarias: esclavitud, sometimiento, aculturación de las poblaciones autóctonas, llegadas masivas de colonos peninsulares y europeos a lo largo del siglo XVI, introducción del cultivo de la caña de azúcar para el abastecimiento del mercado europeo, implantación de las instituciones castellanas, exenciones fiscales para favorecer el poblamiento y degradación del monte de laurisilva y pinar como consecuencia de la tala masiva de árboles para los ingenios azucareros.

Un siglo después, podemos afirmar que, desde el punto de vista económico, social, político y cultural, Canarias está plenamente asimilada a los parámetros que dicta la Corona española. Una economía de autoabastecimiento que convive con unos cultivos destinados a la exportación: primero a la caña de azúcar y después al cultivo de la vid.

La economía isleña se puede dividir en dos etapas, desde la colonización hasta el año 1680 en el que hubo un gran crecimiento económico. La segunda etapa se caracteriza por la recesión económica y que trascurriría desde la fecha anteriormente mencionada hasta el siglo XIX.

Aunque el comercio del azúcar y el vino fuera la principal actividad económica de las islas, se conformaron a su vez actividades minoritarias que también formaban parte de la economía isleña. Convivía un subsector agrario que ocupaba la mayor parte de la tierra y de la mano de obra y que estaba destinado a abastecer el mercado interno, lo que evitaba la importación masiva de alimentos del exterior. A estas actividades económicas hay que añadir las derivadas de su situación estratégica abasteciendo a los navíos que viajaban a Indias o a los que iban hacia África y al continente asiático.

También jugaron un importante papel en el desarrollo de esta economía las medidas fiscales y comerciales que la Corona castellana aplicó en las islas como las excepciones impositivas o el libre comercio con Indias sin tener que pasar por la Casa de Contratación sevillana.

El azúcar

Era un producto que tenia una gran demanda en el continente europeo y que en un principio se producía en las costas mediterráneas. Al aumentar su consumo, los portugueses fueron los primeros en favorecer su producción en Madeira .Con la conquista de Canarias, este cultivo también se introdujo en las islas indicándose incluso su plantación en las datas de repartimiento concedidas.

La plantación de la caña de azúcar era muy costosa por muchos factores, por lo que los principales inversores en ella serán financieros extranjeros. Sin embargo, era beneficiosa su plantación ya que se obtenía el doble de su coste. Los principales lugares a donde era destinada eran Cádiz , Amberes , Francia y Génova , desde donde se volvía a distribuir por otras zonas . Los principales mercaderes eran también extranjeros destacándose los flamencos y genoveses entre otros. Éstos adelantaban el dinero a los dueños antes de la cosecha asegurándose la producción, o en caso de mala cosecha, la propiedad como pago por su inversión.

El azúcar tuvo una rápida expansión, pero comienza a decaer a mediados del siglo XVI por la competencia antillana, marroquí y brasileña. A esta situación se le suman los problemas internos ya que los recursos naturales para el cultivo del azúcar, suelo y agua, eran limitados en las islas, por lo que no podía hacer competencia con las producciones extranjeras.

Vino

Con la caída de la producción de azúcar, paulatinamente se va imponiendo la del vino, aunque de una manera desigual en las islas. Es por ello que, hasta 1680 hubo un crecimiento económico constante centrado en la preeminencia del sector exterior del sector vitícola y un subsector de subsistencia subordinado. Esto se explica porque en Canarias había dos circuitos que permitían este crecimiento. Uno externo de productos que se comercializaban con el exterior: vino a las colonias e Inglaterra, y otro a nivel del archipiélago donde se cultivaban unos productos destinados al abastecimiento de las islas, sobre todo de cereales. Las islas deficitarias en cereales eran aquellas que se dedicaban a los productos exportadores.

La isla que mejor y más rápido se adapto a la producción del vino fue Tenerife, siendo este proceso más lento en Gran Canaria en donde aún pervivía cierto comercio azucarero.

Recursos

Buscar artículos por

Personajes históricos

Fundación Canaria Archipiélago 2021