Inicio > Historia de Canarias > La época Contemporánea (ss. XIX-XX)

Historia de Canarias

La época Contemporánea (ss. XIX-XX)

La llegada de la etapa contemporánea a Canarias presenta unos rasgos similares a su tardía implantación en los territorios peninsulares. La resistencia del antiguo régimen y el paso a una nueva etapa están en relación a la inmadurez de las nuevas fuerzas sociales para implantar su nuevo modelo económico, social y político. A pesar de todo, a lo largo del siglo XIX en Canarias se producen unas transformaciones de carácter estructural que cambiarán radicalmente su fisonomía.

En el plano económico, la sustitución de un obsoleto modelo que, pese al beneficio de una nobleza poco emprendedora, abocaba a las Islas a la pobreza endémica y condenaba a miles de sus habitantes a la emigración. La introducción de los Puertos Francos supuso un cambio notable, pues abrió la puerta para que el Archipiélago se introdujese en los circuitos del comercio internacional, en expansión durante la segunda mitad del siglo XIX. El crecimiento poblacional, la implantación del plátano y tomate como cultivos de exportación, la migración campo-ciudad e islas periféricas-islas centrales, el desarrollo urbano, el fortalecimiento de los puertos canarios como escalas en la expansión imperialista, la implantación de compañías extranjeras para el alumbrado eléctrico y una serie de servicios y un largo etcétera cambiaron completamente la vida de las Islas.

En el plano social, la desamortización provocará la consolidación de los multitifundios en manos de un nuevo bloque social de nobles y burgueses. La transferencia de una gran parte de la propiedad inmovilizada de la nobleza y el clero a manos de una burguesía más dinámica, pero que acentúa su predominio social a base de bajos salarios y una explotación de una mano de obra serán los signos distintivos del caciquismo más extremo. En relación con lo anterior, la institución del modelo político liberal burgués no es otra cosa que la consolidación en el plano institucional de la nueva clase social emergente. Pero las dificultades económicas y las crisis cíclicas extreman y enconan el conflicto social larvado. El incremento de la democracia y la participación social durante la II República es contestado por las clases dominantes con una violencia inusitada, apoyada por el proyecto dictatorial de un sector de la casta militar y por la uniformización ideológica de una Iglesia que se resiste a perder su monopolio en el plano moral y educativo. La represión, en forma de asesinatos, fusilamientos, depuraciones y otras formas que vivió el Archipiélago durante la guerra civil peninsular y la larga postguerra quedan marcadas de manera indeleble entre los sectores más desfavorecidos de la población canaria.

Aún así, a pesar de la dictadura franquista, el Archipiélago experimentó en los años sesenta del siglo XX unos cambios muy importantes, fundamentalmente en el plano económico y social. El turismo, desde esas fechas, se ha convertido en el motor de la economía canaria, derivando la mayor parte de la mano de obra al sector servicios y provocando una ocupación inusitada de las costas canarias que, en muchos casos, conllevará a una alteración y degradación importante del paisaje.

La época Contemporánea (ss. XIX-XX)

Recursos

Buscar artículos por

Personajes históricos

Fundación Canaria Archipiélago 2021