Inicio > Historia de Canarias > La época Moderna (ss. XV-XVIII)

Historia de Canarias

La época Moderna (ss. XV-XVIII)

La conquista betancuriana (a comienzos del siglo XV) situó a las Islas Canarias dentro de los circuitos europeos bajomedievales, aunque faltaron por conquistar las que estaban más habitadas por población indígena. El normando Juan de Bethencourt convierte en Islas de señorío a todas aquellas que pudo dominar, transfiriendo años después su jurisdicción a la corona de Castilla. La conquista y colonización castellana de las Islas más pobladas (Gran Canaria, Tenerife y La Palma) se producirá a finales del siglo XV, en concreto en un periodo de casi 20 años por la feroz resistencia que ofrecieron a someterse muchas de las comunidades indígenas.

La colonización del territorio provocó cambios radicales en Canarias: esclavitud, sometimiento, aculturación de las poblaciones autóctonas, llegadas masivas de colonos peninsulares y europeos a lo largo del siglo XVI, introducción del cultivo de la caña de azúcar para el abastecimiento del mercado europeo, implantación de las instituciones castellanas, exenciones fiscales para favorecer el poblamiento y degradación del monte de laurisilva y pinar como consecuencia de la tala masiva de árboles para los ingenios azucareros.

Un siglo después, podemos afirmar que, desde el punto de vista económico, social, político y cultural, Canarias está plenamente asimilada a los parámetros que dicta la Corona española. Una economía de autoabastecimiento que convive con unos cultivos destinados a la exportación: primero a la caña de azúcar y después al cultivo de la vid; una sociedad señorial y estamental donde los campesinos se quedan con las peores tierras; un dominio político por parte de los gobernadores militares como máxima autoridad de la monarquía española; unas instituciones, Cabildos y Audiencia en manos de una aristocracia y con presencia burguesa significativa; una Iglesia católica que tiene como principal misión la represión de las manifestaciones heterodoxas en el plano ideológico a través de un poderoso instrumento, la Inquisición, y, finalmente, una cultura dominante que remite los moldes peninsulares con el Renacimiento, Barroco y Neoclasicismo para dar lugar a un poderoso movimiento ilustrado auspiciado por las capas más cultas de la aristocracia y la burguesía isleñas durante el siglo XVIII.

La época Moderna (ss. XV-XVIII)

Recursos

Buscar artículos por

Personajes históricos

Fundación Canaria Archipiélago 2021