Inicio > Historia de Canarias > La sociedad de clases

Historia de Canarias

La sociedad de clases

En el plano social, la desamortización provocará la consolidación de los multitifundios en manos de un nuevo bloque social de nobles y burgueses. La transferencia de una gran parte de la propiedad inmovilizada de la nobleza y el clero a manos de una burguesía más dinámica, pero que acentúa su predominio social a base de bajos salarios y una explotación de una mano de obra, serán los signos distintivos del caciquismo más extremo. En relación con lo anterior, la institución del modelo político liberal burgués no es otra cosa que la consolidación en el plano institucional de la nueva clase social emergente. Pero las dificultades económicas y las crisis cíclicas extreman y enconan el conflicto social larvado. El incremento de la democracia y la participación social durante la II República es contestado por las clases dominantes con una violencia inusitada, apoyada por el proyecto dictatorial de un sector de la casta militar y por la uniformización ideológica de una Iglesia que se resiste a perder su monopolio en el plano moral y educativo. La represión, en forma de asesinatos, fusilamientos, depuraciones y otras formas que vivió el Archipiélago durante la guerra civil peninsular y la larga postguerra quedan marcadas de manera indeleble entre los sectores más desfavorecidos de la población canaria.

Canarias también participó en los procesos desamortizadores que se llevaron a cabo en el territorio español. En el caso de las islas, se hará para afrontar la escasez de tierras, atender a la población creciente y sanear la hacienda.

En un principio, el proceso desamortizador iba destinado a favorecer a los campesinos sin tierras. Sin embargo, debido a la lentitud de los procesos burocráticos, esta disposición no se llevó a la práctica debido a que los cabildos intervinieron, de manera fraudulenta, para que los repartos favorecieran a la burguesía antes que los campesinos. Es así como se produce un aumento de la conflictividad social, realizándose a su vez usurpaciones y roturaciones de tierras de forma ilegal, algo que antes ya se hacía pero que ahora no sólo lo hacen los campesinos sino también la burguesía.

Por tanto, los terratenientes agrarios fueron verdaderamente quienes se beneficiaron del proceso, quedando muchas zonas de montes deforestadas por los sistemas de rozas y roturaciones que se practicaban tras las usurpaciones en detrimento de tierras de cultivos. De este modo, la situación del campesinado empeoró viéndose obligados a vender sus pequeñas propiedades y a ofrecerse como trabajadores a la burguesía rural y a la aristocracia, reforzándose así la posición de estas. Esto provocó la proletarización del campesinado, acentuado por su precaria situación y la rápida concentración de propiedad entre la burguesía y la nobleza.

El poder de la aristocracia y de la burguesía se verá reflejado también en la dinámica sociopolítica. Con esto se hace referencia a un ámbito cuyos protagonistas son las clases dominantes y el bloque de poder afianzado en el factor económico que intenta consolidarse.

Este conjunto formado por la terratenencia, burguesía comercial y algunos financieros tiene el objetivo común de diferenciarse del resto de la población, impidiéndoles el acceso al poder que ellos concentraban.

La base organizativa de estos grupos para acceder a las instituciones de poder fueron los partidos políticos, utilizando las elecciones para llegar a él mediante estructuras caciquiles y clientelas políticas. No eran partidos políticos, sino pequeños grupos con intereses comunes ya que carecían de una ideología que les identificase, debido a que únicamente representaban los intereses particulares y a un sector social concreto. Estuvieron organizados en torno a un líder, identificándose a éste con el partido. Este es un tema que ha sido ampliamente estudiado por Agustín Millares Cantero, Teresa Noreña Salto y José Miguel Pérez García, entre otros.

Con la llegada de la IIª República, esta constante se mantiene aunque empiezan a tener un papel creciente los profesionales. Se crean nuevos partidos que participarán en las diferentes elecciones republicanas variando de estrategias según el momento político en el que se encontrasen. Con la llegada del gobierno del Frente popular, se hará una profundización en las conquistas sociales que aumentará la conflictividad social y con ella crecerá el descontento de las clases más altas de la sociedad que se verán directamente afectadas.

La respuesta de éstas llegara en forma de represión contra las clases trabajadoras durante la guerra civil y el régimen franquista. Desde el inicio de la misma habrá una represión desproporcionada sobre la población trabajadora, ya que se quería desmantelar el movimiento obrero, a pesar de que la resistencia fue débil frente al golpe militar. Se instaura un control absoluto sobre la población produciéndose numerosos asesinatos, desapariciones, deportaciones, etc., que afectaron en su mayoría a las zonas en donde el movimiento obrero era más pujante y organizado. Una buena parte de los afectados por la represión acabaron emigrando.

Esta última etapa ha sido trabajada por diversos historiadores canarios como Sergio Millares Cantero y Alberto Anaya Hernández, entre otros.

Recursos

Buscar artículos por

Personajes históricos

Fundación Canaria Archipiélago 2021